Carnavalito, carnavalito, Larreta se va cortando solito

0

Por Horacio Umbídez

De lo sucedido, las causas, los supuestos complots, la represión y de la gravedad institucional y el auge de la violencia, ya están hablando todos. Acá trataremos de ser originales. Los recientes acontecimientos producidos en la provincia de Jujuy consagran prácticamente la fórmula Larreta/Morales, para desgracia de Bullrich. Y de Milei.

Aclarando que se trata de una especulación, en apoyo de esta apreciación vale observar la cara de Patricia en la conferencia de prensa de JxC del martes 20/6 por la noche. Los malos dijeron que no se trataba de una cara de traste, sino de una de futura ministra de seguridad de Larreta.

A Morales estos hechos al menos le deben haber triplicado el grado de conocimiento a nivel país. Pese a ser sindicado ahora como el tipo más «facho» del país, las futuras encuestas mostrarán su crecimiento. Si no se sube al pony (lo que es bastante habitual en los radicales a los que les va un poquito bien), seguramente aceptará ser el vice de Larreta. y disfrutará la derrota de Cornejo como aliado de Bullrich.

Larreta gana con esa fórmula, la cuota de dureza «derechosa» que sectores del electorado le reconocían a Bullrich. Y sacando de competencia a Patricia, de paso se libera de su verdadero enemigo. Nuevamente recomendamos mirar la cara y el ánimo, ahora de Larreta, en la mencionada conferencia de prensa. Dicen que algunos le recordaron que debía poner cara de gravedad institucional, pero le costaba disimular lo exultante que estaba.

El cristinismo parece haber dejado la estrategia de inflar a Milei, que posiblemente empiece a necesitar antidepresivos. Descartan la posibilidad de acceder a la presidencia con cualquier fórmula. La nueva directiva parece ser exacerbar los conflictos sociales y la crisis de representatividad que les recuerda el 2003, confiados en que el futuro presidente llegará con muy escaso porcentaje de votos, pero sin la habilidad de Néstor. Larreta/Morales serán la nueva derecha a combatir.

Macri debe estar preocupado por el futuro de sus alfiles, y CFK debe estar disfrutando ver la desgracia de su enemigo, sobre todo porque algunos sospechan -o aseguran- que algo tuvo que ver con todo esto.

COMPARTIR:

Los comentarios están cerrados.