¿El peronismo está muerto o sólo se quedó dormido?

0

Por Oscar Lamberto

Dos años antes de las elecciones presidenciales participamos en un seminario sobre el futuro de los partidos argentinos, donde quedaron fuertes interrogantes sobre el destino de los dos grandes partidos del siglo veinte: radicalismo y peronismo.

Las expresiones políticas son siempre temporales, se desarrollan en un espacio tiempo y no son ajenas al modo de producción imperante en cada momento histórico.

Las crisis de los partidos hay que buscarlas en los cambios que se producen en la sociedad, no existen valores inmutables en el desarrollo histórico, Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón fueron las máximas figuras nacionales del siglo veinte , ambos ocupan el lugar de los más grandes, pero aunque duela aceptarlo hace rato que están muertos.

Los cambios en los últimos cien años fueron vertiginosos, pero más aún en los últimos treinta, donde ingresamos a la era digital en una nueva revolución que recién comienza y ya está cambiando costumbres, valores, y el vínculo de los partidos con la sociedad e incluso las formas de los modelos democráticos nacidos con la revolución industrial.

En una sociedad donde todo se vuelve viejo en lapsos cada vez más cortos, donde peligran instituciones ancestrales como la familia o las iglesias, donde organizaciones nacidas al calor de la revolución industrial o partidos de parcialidad política y medios de comunicación tienen cada día menos adhesiones permanentes .

Los medios gráficos no sólo venden cada día menos, sino que lo leen los mayores de cuarenta años, los menores de treinta ya no miran la televisión clásica y los programas políticos están en la decadencia total.

Por los canales tradicionales de la comunicación política transitan cada vez menos personas, y por lo general muy pocos jóvenes, pretender recrear partidos sobre viejas consignas es un enorme esfuerzo inútil.

Las condiciones históricas son datos , la máxima virtud de un dirigente es ver su orientación , según enseñaba el propio Perón , que supo ver el signo de los tiempos adaptarse y cambiar conforme cambiaba la realidad.

La música expresa los sentimientos populares, el sesenta y cinco por ciento de lo que escuchan los argentinos es cumbia y reggaetón, el resto se reparte entre el tango, folclore , rock nacional y clásica. Demás está decir que ese variado treinta y cinco por ciento son personas mayores. Hay todo un país que vive, se comunica o se expresa de manera distinta a las prácticas usuales de algunas décadas atrás.

La razón de ser del peronismo sigue siendo “una nación grande y un pueblo feliz” dos aspiraciones cuyo alcance no parece muy cercano. En los tremendos equívocos del actual Gobierno muchos ven una nueva oportunidad para el peronismo.

Repasando la historia, razones no les falta, el peronismo supo sobreponerse a López Rega y las Triple A; con la democracia recuperada volvió al mismo tiempo de la caída del muro de Berlín y del Consenso de Washington; con la debacle del liberalismo en la América Latina y en particular en nuestro país se supo reinventar como un movimiento nacional y popular con algunos rasgos del primer peronismo.

Si se revisa el listado de funcionarios, legisladores, dirigentes partidarios del peronismo desde el retorno de la democracia, es asombroso la resiliencia y el reciclaje y esto además alimenta la creencia de que el peronismo es “inmortal” y que con acuerdos de unidad se puede volver al gobierno en el próximo turno.

Más allá del puro poder, característico de la mafia, vale preguntarnos qué tipo de gobierno necesita nuestro país al terminar el primer cuarto del siglo XXI y si el peronismo puede ofrecer una alternativa acorde a los tiempos.

Este debiera ser el eje del debate político y no limitarse a juntar nombres y dirigentes, no siempre “juntos somos más” , los meros amontonamiento sin políticas convocantes suelen terminar mal aunque se ganen las elecciones.

Hay que pensar el peronismo desde el futuro, las glorias y penas del pasado cuentan muy poco, nuestro país tiene una dirigencia vieja, no tanto por sus años sino por sus ideas, Argentina produce poco y es competitiva en contados productos, muchas fábricas son tan solo armadurías de componentes importados y el gran productor de divisas que es el campo es sólo un socio de una larga cadena de corporaciones internacionales, semilleros, acopiadores, transportistas, bancos, compañías de seguros y fabricantes de camionetas.

En esa torta productiva que crece poco y se reparte mal está la explicación, en parte, del treinta por ciento de pobres.

La otra pata del desarrollo humano es la educación. Alguien tiene que decir basta, romper la inercia, la educación de un país es mucho más que las paritarias docentes, enormes recursos que debieran ser la feria de las oportunidades del ascenso social, terminan siendo listado de frustraciones y discriminación social.

Vivimos con el cuco del ajuste, cuando en realidad hay que patear la mesa, hay que diseñar presupuestos partiendo de cero, el saqueo al Estado anida en consultoras, fundaciones, becas encubiertas, fondos fiduciarios, un país tiene que fijar prioridades y plasmarla en acuerdos parlamentarios, no podemos endeudarnos en divisas para gastarlas en turismo, el Estado no puede estar en todas partes, pero hay lugares donde el Estado no puede faltar.

La previsión social, los planes asistenciales la salud y la educación deben ser objeto de políticas de Estado que se traduzcan en acuerdos que permanezcan durante décadas. Los derechos no sustentados por la economía son meras declamaciones.

Los mejores años del país, el primer Gobierno de Juan Domingo Perón y el primero de Néstor Kirchner, fueron con cuentas públicas ordenadas y superávit comercial, el peronismo debe desmitificar la creencia que lo asocian con el déficit fiscal.

Con institucionalidad, organismos de control independientes y cuentas ordenadas hay que recuperar la moneda nacional, el impuesto inflacionario es la tercera pata de la pobreza.

La recreación de un partido con futuro no pasa por la tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires, sino con una propuesta para toda la Nación, no podemos conformarnos con ser el partido del cordón cuneta.

Es hora de superar el pensamiento de “que nosotros no somos buenos, sino que los otros son muy malos”. Es hora de intentar ser los mejores.

COMPARTIR:

Los comentarios están cerrados.