Estoico

0

El Vicepresidente Amado Boudou presidió la crucial sesión prevista para aprobar importantes leyes económicas del Gobierno, pero antes de comenzar con el orden del día, debió soportar el acoso de la oposición que solicita su licencia y sometimiento a juicio político.

Al comienzo de la sesión de este miércoles, el Vicepresidente debió escuchar durante dos horas las acusaciones de senadores opositores que le requirieron se aparte del cargo y solicite licencia hasta que se decida su situación judicial.

Los reclamos de la oposición -que a diferencia de lo sucedido en la sesión anterior, no se retiró del recinto para manifestar su malestar- se efectuaron por la vía de planteo de cuestiones de privilegio, que por tratarse de mociones de orden, no pudieron ser impedidas por la mayoría oficialista (artículos 140 y 141 del Reglamento HSN).

El vicepresidente no tiene voz (salvo para ordenar o conducir la sesión) ni voto (salvo para desempatar votaciones), por lo que fueron los senadores oficialistas quienes respondieron los planteos de la oposición.

Esta tarea fue asumida por Salvador Cabral (FpV/PJ-Misiones), Teresita Luna (FpV/PJ-La Rioja) y fundamentalmente por el santacruceño Pablo González, quien acusó a la oposición de querer armar un “circo mediático” y de tener un doble estándar por el cual solicitan a Boudou lo que no hacen con el diputado radical Oscar Aguad – investigado por desvío de fondos en Corrientes- o con el senador peronista opositor Juan Carlos Romero, que enfrenta varias causas por su desempeño como gobernador salteño.

Finalmente González desestimó la aplicación del artículo 66 de la Constitución, dado que Boudou no es senador sino miembro del Ejecutivo. Sobre esto mismo habló brevemente el titular de la bancada oficialista Miguel Pichetto para darse por terminado con el tema, al menos hasta la próxima sesión.

COMPARTIR:

Los comentarios están cerrados.