Sancionaron proyectos impulsados por el gobierno

0

ES LEY EL CONSENSO FISCAL SUSCRIPTO ENTRE EL PODER EJECUTIVO Y LAS PROVINCIAS

El proyecto de ley sobre Consenso Fiscal, suscripto el 17 de diciembre de 2019 por el Poder Ejecutivo Nacional, representantes de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, obtuvo la sanción definitiva por 157 votos afirmativos contra 54 votos negativos y 7 abstenciones.

La iniciativa contempla la suspensión hasta el día 31 de diciembre de 2020 de las limitaciones de las jurisdicciones para aumentar los impuestos a los Ingresos Brutos y Sellos, así como Bienes Personales y Ganancias, entre otros tributos provinciales.

El texto del Poder Ejecutivo contaba con media sanción del Senado, aprobada el pasado 20 de diciembre de 2019 con 63 votos positivos, 1 negativo y una abstención. De esta manera, el proyecto reemplaza el acuerdo firmado por el gobierno de Mauricio Macri y las provincias en 2017.

Como miembro informante, el diputado Pablo González (Frente de Todos), realizó un repaso de los alcances de la iniciativa y recordó los consensos fiscales anteriores, en lo que se estableció un esquema de “disminución gradual de impuestos que no resolvió ningún déficit de las provincias”.

“Solicitamos que se apruebe este acuerdo que le da aire a las provincias para sostener sus obligaciones que son la educación, la salud y la justicia”, resumió González.

Desde el mismo bloque, Hernán Pérez Araujo recordó que el actual gobernador de su provincia, La Pampa, no suscribió al Consenso Fiscal y enumeró los reclamos judiciales que llevaron a su provincia a la Corte Suprema. “Esto no fue gratis para la provincia de La Pampa. Por esa acción nos quitaron recursos fundamentales”, señaló.

No obstante, sostuvo que “hemos decidido, por solidaridad con todas las provincias, que vamos a acompañar y vamos a votar a favor”. “Somos acreedores del Estado nacional, no debemos ni un peso, ni un dólar”, concluyó.

En representación de la UCR, el diputado Víctor Hugo Romero defendió los principios fundamentales del Consenso Fiscal firmado en 2017. “En ese momento se trabajó una política fiscal que fortalezca el equilibrio, la autonomía y el federalismo de las provincias”, señaló. “Con este acuerdo, las provincias se comprometieron a trabajar en una estructura de gastos y de reducción de impuestos a lo largo del tiempo”, añadió

“Lamentablemente hoy estamos pretendiendo derogar todo aquel compromiso que hicieron las provincias, es decir, incrementar la presión fiscal, ingresos brutos, inmobiliario”, resumió Romero.

“Tenemos que discutir una nueva ley de coparticipación y, sobre todo, dejar de lado esta política que estamos implementando de que el gasto público se solventa con más impuestos, no es el camino. El camino es acompañar a la producción con menos presión fiscal para lograr una Argentina en crecimiento”, dijo.

Por su parte, el diputado Ricardo Buryaile, también integrante de la bancada radical, expresó que “este tema se debe abordar desde la faceta institucional, no es bueno que se dé marcha atrás con lo que se votó años atrás con la aprobación de los gobernadores, no es una buena señal del Congreso”.

“Hace 59 años que la Argentina tiene déficit fiscal. Si bien la situación de las provincias es complicada, hay que mirar la integridad de un país, tenemos que hacer las cosas distintas y establecer una política de Estado que marque un rumbo”, reflexionó.

El diputado de Córdoba Federal, Paulo Cassineiro, adelantó su voto positivo al considerar que “las proyecciones del gobierno anterior no se cumplieron y sus decisiones nos llevaron a esto”.

“Lamentablemente la crisis económica ha tenido un fuerte impacto en las economías regionales”, dijo. “Hay que brindarle al nuevo gobierno las herramientas para el manejo institucional de la emergencia, lo consideramos una responsabilidad federal”, añadió.

A su turno, el diputado José Luis Ramón, titular del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, expresó que el proyecto que viene del Senado “tiene un amplio acuerdo para que pueda ser aprobado hoy”. Además, cuestionó “la falta de previsibilidad” que implica que en cada administración se cambien las reglas: “Con estas decisiones se obvia la posibilidad de construir políticas de Estado”.

“Mi propuesta es que la suspensión del Consenso Fiscal hay que votarlo a favor, porque no podemos seguir pidiendo que se bajen los impuestos con 16 millones de pobres”, dijo Ramón.

En tanto, la diputada del Movimiento Popular Neuquino, Alma Sapag, expresó su apoyo al proyecto, al reconocer “la coyuntura macroeconómica y respetando la voluntad federal de los gobernadores que lo firmaron”.

Sin embargo, Sapag alertó que “debemos entender que la presión impositiva tiene un límite y que la disciplina fiscal es fundamental para volver a crear las condiciones de desarrollo para nuestro país”.

Por su parte, la diputada Romina del Pla (FIT), expresó que “lo que se está defendiendo con este proyecto es los intereses de los gobernadores” y adelantó su voto en contra de la iniciativa.

Desde el PRO, el diputado Ignacio Torres criticó al gobierno por “vender este consenso como solidario”. “No saben explicar cómo vamos a generar empleo si tenemos la segunda tasa más alta de presión fiscal del mundo”, advirtió.

Asimismo, desde la Coalición Cívica, la diputada Paula Oliveto consideró que “lo que se está planteando es lo que sienten los gobernadores, pero no lo que siente el pueblo de la Nación que está cansado de pagar impuestos y pagar impuestos”. “La Argentina no da más con su carga tributaria”, criticó.

MEDIA SANCIÓN PARA LA SOSTENIBILIDAD DE LA DEUDA PÚBLICA

En el marco de las sesiones extraordinarias, la Cámara de Diputados aprobó hoy el proyecto de Ley que declara prioritario para la República Argentina la restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, en los términos del artículo 65 de la Ley 24.156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público.

La iniciativa del Poder Ejecutivo obtuvo media sanción por 224 votos positivos contra dos negativos y una abstención. Ahora será girada al Senado para la sanción definitiva.

Según señala la propuesta, se autoriza al Ejecutivo a efectuar las operaciones de “administración de pasivos y/o canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los Títulos Públicos de la República Argentina emitidos bajo ley extranjera”. También, será el Poder Ejecutivo quien determinará los montos nominales alcanzados por la presente ley.

Como miembro informante, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller (Frente de Todos), aclaró que “no está incluida toda la deuda, ni siquiera la emitida en moneda extranjera, sino que está referida exclusivamente al tramo de deuda emitido bajo legislación extranjera”.

“Estamos frente a una situación compleja y dramática”, subrayó Heller, quien remarcó que “esta ley ayuda a mejorar la capacidad negociadora del ministro de Economía, más aún con el apoyo de todo el arco político, que lo empodera para defender los intereses del país”.

Por su parte, la diputada Fernanda Vallejos (Frente de Todos), titular de la comisión de Finanzas, afirmó que “los argentinos debemos apreciar cabalmente la dimensión de la crisis que atraviesa nuestro país para avanzar en el desarrollo nacional”.

Desde la Coalición Cívica, la diputada Elisa Carrió les pidió a los presidentes de bloques que se vote en general antes de las 16 -hora del cierre de la bolsa de Washington-, brindándole así respaldo al gobierno para “darle fuerza y poder político al negociador”.

El diputado José Luis Ramón, titular de interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, hizo hincapié en que “estamos viviendo un proceso de inestabilidad política, económica y social, fruto de esos gobernantes que han logrado políticas que no han sido políticas de Estado”.

Asimismo, Ramón instó a que las provincias puedan “participar de una mesa de diálogo para ver de qué manera se reestructura la deuda externa”.

Al anticipar el voto negativo de la izquierda, el diputado Nicolás Del Caño (FIT), denunció la “ilegalidad de la deuda” y sostuvo que “hay un acuerdo entre los bloques para aprobar esta estafa”.

A la hora de los cierres, el diputado Jorge Sarghini, de Consenso Federal, adelantó que acompañaría la iniciativa del Ejecutivo. “Emergencia y restructuración es la condición necesaria para que podamos contar con un plan económico integral, tan necesario para salir de esta caída de la economía”, explicó.

“Estamos dando un instrumento para quienes tienen la facultad de negociar. Este Congreso deberá controlar el seguimiento de la deuda a través de la Bicameral”, añadió Sarghini. “La esperanza es nuestro virtuoso deber”, cerró.

El diputado Mario Negri, titular del interbloque de Juntos por el Cambio, consideró que “estamos al lado del gobierno y para lo que necesite en materia de renegociación por las deudas contraídas que entrecruzan la historia argentina”.

“No es un debate ideológico. Se trata de asumir la responsabilidad pública como corresponde, creo que nos faltan acuerdos políticos en temas centrales que superan a los gobiernos”, dijo. “Necesitamos un acuerdo para encontrar una moneda sana, no lo vamos a lograr con medidas legales”, remarcó.

El presidente del interbloque de Frente de Todos, Máximo Kirchner, criticó a la gestión de Mauricio Macri por el incremento de la deuda externa: “Se endeudó al país de una manera irresponsable, se tomó deuda a razón de más de 30 mil millones de dólares todos los años y coronaron con el Fondo Monetario Internacional”.

“Tenemos que darle esperanza a nuestra gente. Hay que defender los intereses de la sociedad argentina afuera del país, eso es lo que vamos a hacer”, dijo Kirchner. “Los números tienen que cerrar con la gente adentro, saludo la actitud de gran parte de la oposición de acompañar hoy”, cerró.

En la votación en particular se modificó el título de la ley por el de “Reestructuración de la sostenibilidad de la deuda pública emitida bajo ley extranjera” y se incorporó esa apreciación al Artículo N°1.

La sesión especial comenzó a las 12.40 horas del miércoles, con quórum de 129 diputados. Al inicio, los legisladores aprobaron la renuncia de Daniel Filmus, quien asumió la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur. En su reemplazo juró Gisela Marziotta como diputada nacional, que se sumó a la bancada del Frente de Todos.

También se aprobó la licencia sin goce de dieta de José De Mendiguren, quien ocupará el cargo de presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE AUSCHWITZ

Al inicio de la sesión, a pedido del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, los diputados rindieron un minuto de silencio por el 75° Aniversario de Liberación de los presos y en Conmemoración por la Memoria de las Víctimas de Auschwitz.

COMPARTIR:

Los comentarios están cerrados.